Lo que debes saber para sacar un inmueble de una sociedad limitada

En ocasiones, las sociedades requieren extraer de su peculio uno o más bienes que le pertenecen. Lo anterior puede darse por distintos motivos: una sucesión sobrevenida, una necesidad de venta o por problemas relacionados con dichos bienes. Además, es posible que se requiera la venta de esos activos.

En todo caso, recuerda que si necesitas realizar algún trámite de esta naturaleza u otro tipo de asesoría legal cuentas con nuestro equipo de profesionales, que siempre están prestos a atender tus requerimientos y aclarar todas tus dudas.

¿Cuáles son las mejores opciones al momento de extraer un bien de una sociedad?

Hay varias formas para poder extraer los bienes de los libros de la empresa, unas más eficientes que otras. A continuación, encontrarás las formas más comunes y eficientes para lograrlo.

Realizar la venta de los bienes a algún socio

Esta es una de las formas más comunes (por su rapidez y eficacia) de realizar la extracción del bien y a la vez la que cuenta con el apoyo fiscal que requiere una compañía establecida. Por otro lado, este método no es perfecto ya que esta estrategia cuenta con una desventaja. El inconveniente de este tipo de venta radica en la posible pérdida monetaria que versa en el desprendimiento del bien por medio de la venta preferente a alguno de los socios de la compañía.

Lo anterior implica que el monto del bien podría no representar una ganancia tan alta como si fuese vendido en términos privados.

La reducción de capital

Esta herramienta legal permite atribuirle a un socio una suma de dinero equivalente a las aportaciones realizadas por el mismo o que al menos lo satisfaga a nivel económico. En este punto es importante tomar en cuenta que el socio que recibe no tiene que tener aportaciones de bienes anteriores y puede ser receptor de los bienes o cantidades que le serán adjudicadas.

Si esta es la opción elegida, es importante realizar muy bien la determinación de la equivalencia entre los bienes que recibirá el socio adquiriente con la participación que este tenga en la sociedad. Lo anterior se debe a que suele ocurrir que solo sea devuelta la retribución nominal, cuando lo pertinente (y sobre todo correcto) es calcular las reservas acumuladas respectivas a las participaciones y acciones del socio.

El factor jurídico dentro de los acuerdos y las responsabilidades de los socios

Como en la mayoría de asuntos que tratan de la responsabilidad de los socios de la empresa, es necesaria la celebración de una junta para que se lleva feliz término cualquier modificación. De esa manera se cuenta con una base legal para poder dirimir este tipo de temas y llegar a una decisión unánime que apoye el punto en cuestión.

Por supuesto que para cumplir con lo establecido en las normas y leyes que regulan estos temas, todo lo referente a los acuerdos deberá ser elevado en escritura pública y ser debidamente llevado al registro mercantil, administrativo y de la propiedad.

Escenarios posibles a presentarse con el método de reducción de capital

Existen dos escenarios posibles a presentarse cuando esta situación se plantea, estos son los siguientes:

El valor nominal es superado por el valor real de las participaciones sociales

En estos casos, la reserva pendiente puede ser acortada por la restitución de la aportación social igual al percibido por los socios por este concepto. Llegados a este punto, se hace necesario que se les notifique a los acreedores en caso de que quieran oponerse a la reducción hasta que se pague o garantice el importe de créditos respectivos.

Que el valor real de las participaciones sea inferior al nominal

Cuando esto ocurre se puede ver como un indicativo de que la compañía no está funcionando del todo bien y posee pérdidas. En esos casos puede resultar muy difícil (por no decir imposible) recuperar las aportaciones realizadas por los socios.

Lo anterior puede presentarse por tres motivos. El primero se presenta cuando la reducción queda ajustada a los requisitos de reducción por pérdidas, el segundo se debe al incremento de reserva voluntaria y el último por constitución de capital amortizado.

El carácter fiscal de sacar un inmueble de una sociedad limitada

Desde el punto de vista fiscal es muy importante poder diferenciar entre la tributación correspondiente a la sociedad y la que corresponde a los socios receptores de los bienes.

Claro está que la sociedad que lleva a cabo la reducción de capital deberá integrar en su base imponible, las posibles diferencias entre el valor fiscal de los bienes traspasados y su valor común en el mercado.

Por otro lado, si quien recibe los bienes es una sociedad, está en la obligación de integrar la base imponible a los socios que abarque el valor habitual en el mercado de los elementos percibidos sobre el monto contable de las acciones de cada uno. Pero cuando el que recibe los bienes es una persona natural y el importe supera el precio del mercado, esta diferencia se considera rendimiento del capital mobiliario.

El pago de dividendos por concesión de bienes

En este contexto se entiende que un dividendo es el derecho a percibir una cantidad de fondos mediante decisión unánime de los socios. Asimismo, la entrega de dividendos es una cancelación en pago que el socio tiene reconocido ante la empresa por motivo de dividendos convenidos otorgada por la adjudicación de bienes de igual valor.

La repartición de la prima de emisión

Una prima de emisión no es exactamente un aporte de capital. Se trata de una aportación que debe figurar en los pasivos del balance de la sociedad como parte de sus recursos propios disponibles.

En este punto es importante tomar en cuenta que, aunque esta prima no constituye propiamente una reserva y por no provenir de beneficios obtenidos por la sociedad debe ser tratada como una reserva voluntaria. Esta reserva debe estar disponible y ser incluida en el plan contable dentro de las reservas societarias.

Aquí es importante tener claro que una prima de emisión puede manejarse como una reserva voluntaria y usarse para la adjudicación de bienes a los socios.