Todo lo que se debe saber sobre Domiciliación de Sociedades

En el entorno de los negocios y empresas hay algunos elementos que se deben cumplir para poder realizar las actividades económicas de manera que se ajusten a la ley. Un ejemplo de esto es el domicilio fiscal de una sociedad o empresa.

Tanto si se trata de un trabajador autónomo o de una sociedad que está comenzando sus actividades, como una ya establecida, necesitan tener un domicilio fiscal. Por lo anterior, te ofrecemos información sobre el domicilio y la domiciliación de sociedades.

domiciliación

¿Qué es el domicilio fiscal?

Se conoce como dirección o domicilio fiscal al lugar donde se localiza el obligado tributario que una sociedad o un autónomo tienen en su relación con la Administración Tributaria.

Domicilio fiscal de personas físicas

Cuando los autónomos o profesionales que realizan una actividad económica (que deben estar sujetos a IRPF) se considera que el domicilio es la residencia habitual. Sin embargo, tanto los autónomos como los profesionales pueden declarar el lugar donde desarrollen la actividad económica a la que se dediquen; es decir, la dirección de su gestión de negocios. Es importarte designar el domicilio preferente para las comunicaciones, como también otros datos de contacto como el teléfono o la dirección de correo electrónico.

En el caso de las personas que no realizan actividades económicas por cuenta propia, su dirección fiscal es su residencia habitual.

Domicilio fiscal de personas jurídicas

Hacienda considera el domicilio fiscal en el lugar donde las empresas o sociedades centralicen la gestión de la administración o en la dirección donde se realicen los negocios.

En estos casos, se deben declarar todos los domicilios e informar de todos los posibles cambios que se realicen. De la misma forma se debe informar del teléfono, del correo electrónico y otros datos legales.

Domicilio social

A diferencia del caso anterior, únicamente las personas jurídicas son quienes tienen domicilio social. Así, al constituir una sociedad se debe dejar claramente establecido un domicilio social (también denominada dirección social), que quedará fijado en la escritura otorgada ante un notario.

Al momento que una sociedad se inscribe en el Registro Mercantil se considera ese domicilio como un lugar público, por lo que cualquiera puede ubicar esa empresa.

En este punto es importante tener presente que el domicilio social es el lugar desde el que la empresa es administrada y dirigida. Para realizar un cambio de esta dirección se debe hacer mediante una escritura pública, que se remitirá al Registro Mercantil para cumplimentar la obligación de publicar el cambio.

¿Qué es la domiciliación de sociedades?

La domiciliación de sociedades es un modelo de negocios orientado a facilitar una dirección fiscal o social tanto a sociedades como a personas físicas. Es un servicio que puede variar según el área donde se desarrolle la actividad económica. Puede ir desde únicamente una dirección legal, hasta la gestión de la correspondencia y alquiler de espacios, entre otros servicios.

En algunas ocasiones es ventajoso para un emprendedor o cualquier empresa, tener una dirección fiscal en una ciudad determinada. Esto puede ser una forma de minimizar los costes de estructura de emprendedores o autónomos, de una pequeña o mediana empresa, o incluso de una multinacional.

¿Qué ventajas tiene domiciliar una sociedad?

Existen algunos beneficios evidentes de contar con una buena dirección fiscal, las principales son:

Imagen profesional

Contar con una dirección en una ciudad determinada tiene ventajas ante otras posibles ubicaciones. Muchos comerciantes y grandes empresas prefieren establecer relaciones comerciales con sociedades que están registradas en grandes ciudades.

Reducción de costes

Muchas veces la domiciliación permite ahorrar costes de infraestructura al brindar servicios de recepción y gestión de correspondencia, atención telefónica, etc.

Por otro lado, ayudan a disminuir gastos fijos, ya que al no tener una sede física no se deberá invertir en costes de alquiler, mantenimiento de equipos, consumos, gastos de personal, etc.

Infraestructura siempre disponible

Algunos de los servicios de domiciliación incluyen instalaciones físicas de muchos tipos como oficinas, despachos y salas de reuniones totalmente equipados.

¿A quiénes está dirigida la domiciliación?

Este servicio es muy versátil y está muy extendido en todo el territorio español. Está dirigido a todo tipo de emprendedores que desarrollen sus actividades económicas, así como a tiendas online o profesionales autónomos.

Sin embargo, no se limita solo a este tipo de comercios, también las empresas medianas o grandes se pueden beneficiar mucho al domiciliarse.

¿Requisitos para contratar los servicios de domiciliación de sociedades?

Aunque los requisitos para contratar este tipo de servicios pueden variar un poco, por lo general son más o menos los mismos y solo cambian sí se trata de personas físicas o jurídicas.

Para sociedades o personas jurídicas

Para empezar, es importante identificar claramente al representante legal de la empresa (o su apoderado), para lo cual se deberá aportar sus datos personales, una copia legible del Documento Nacional de Identidad (DNI) o Número de Identidad como Extranjero (NIE). Además, es importante contar con una línea activa en un número de teléfono móvil, así como una dirección de correo electrónico.

A continuación, se deberá suministrar los datos de la empresa como el Código de Identificación Fiscal (CIF) y el nombre de la misma, así como una copia del documento de las escrituras inherentes a la constitución de la empresa.

Para los autónomos o profesionales independientes

Las personas físicas que deseen beneficiarse de estos servicios deberán suministrar sus datos personales como nombres, apellidos, edad, sexo, etc. Además, deberán aportar una copia legible del Documento Nacional de Identidad (DNI) o Número de Identidad como Extranjero (NIE). Asimismo, es indispensable disponer de un número telefónico de contacto y una dirección activa de correo electrónico. Para finalizar deben suministrar una copia del modelo o formulario 036 o 037.

¡Compra tu empresa ya constituida!

Si va a crear su propio negocio o ya lo tiene y desea un domicilio social en una ubicación que le sea conveniente, que además le permita recibir la correspondencia, llamadas y donde pueda atender a sus clientes en cualquier momento, la domiciliación de sociedades es lo que necesita.

Por otro lado, este servicio es muy útil en los casos de las personas jurídicas o empresas no residentes en territorio español pero que quieren operar aquí y que desean cumplir con sus obligaciones tributarias y necesitan un domicilio fiscal en España.