Te explicamos las Buenas prácticas para conseguir préstamos bancarios

Ya sea para iniciar tu negocio, modernizarlo o cambiar de ramo, lo más probable es que necesites financiamiento. Por ello, lo común es acudir a las entidades bancarias y tramitar un préstamo que te ayude con ese proyecto.

Sin embargo, sabemos que no es tarea sencilla, para acceder a estos préstamos la empresa debe tener estabilidad y reunir una serie importante de requisitos. Por ellos, a continuación, te contamos como acceder a estos préstamos.

como pedir préstamo

Consideraciones previas a solicitar un préstamo

Ahora bien, decidir acudir a una entidad financiera a solicitar un préstamo debe ser un tema analizado con detenimiento. Recordemos que nos estaremos comprometiendo a devolver el capital e interés en un plazo y condiciones determinadas. Lo anterior, puede en muchos casos ser un peso financiero demasiado grande para nuestra empresa, o en el mejor de los casos, nunca nos aprobarán un crédito bancario.

Es así como, al considerar solicitar un préstamo la primera gran recomendación, es efectuar un estudio detallado sobre la situación financiera de tu empresa, así como del tipo de préstamos que el mercado ofrece. Dicho esto, se deberá hacer un análisis detallado de las necesidades de tu empresa. Esta es la mejor manera de determinar  la cantidad de dinero que efectivamente necesitas.

De igual forma, es conveniente hacer un estudio minucioso del proyecto a desarrollar y contrastarlo con el estado financiero de la empresa. Asimismo, esta evaluación debe abarcar la posibilidad real de poder devolverlo en el plazo y condiciones acordadas.

Por otra parte, y teniendo los resultados del estudio previo, podremos dirigir nuestra atención al estudio de los productos de financiación que ofrecen las entidades financieras. En este punto, se deberá tener en cuenta la finalidad del préstamo, cantidad, plazo de pago, entre otros aspectos.

Buenas prácticas para acceder al crédito bancario

Es importante destacar que todo este estudio que hemos señalado será inoficioso si no somos capaces de demostrar al banco que nuestro negocio tiene una real capacidad de pago, es confiable y goza de una buena administración.

En este sentido, será vital mantener una empresa con una administración sana. Especialmente, a la hora de solicitar un préstamo bancario será necesario preparar bien la empresa. Para ello, una contabilidad y gestión eficientes es imprescindible. Si se cuenta con estos elementos, será sencillo preparar y organizar la documentación que requiera el banco.

Esto, contrastado con aquellos casos en los que se desconoce el flujo de caja, no se posee bienes que ofrecer en garantía o no se pagan los préstamos, sin dudas serán las razones por las que ciertas empresas suelen tener siempre una línea de crédito disponible, mientras otras nunca o pocas veces son beneficiadas con estos financiamientos.

Conoce tu perfil empresarial

Como parte de la identificación de las necesidades de tu empresa, así como de la determinación de las mejores prácticas para mantener su buena imagen, es esencial tener claro el perfil de nuestro negocio. Así sabremos a qué tipos de préstamos podemos optar.

Emprendedores

Cuando de emprendimiento se trata, debemos estar conscientes de que se trata de una idea naciente. Es decir, en estos casos no existe una empresa como tal y es precisamente para comenzar que se requiere el financiamiento.

Por estas características, es probable que un emprendedor no pueda cumplir con los requisitos exigidos por los bancos para un préstamo empresarial. Debiendo entonces dirigirse los esfuerzos a préstamos encaminados específicamente para este perfil de emprendimiento.

Start-ups

A diferencia de la anterior, esta empresa existe, pero aún no están consolidadas, son bastante jóvenes y aún no tienen la estabilidad deseada por los bancos. Se caracterizan por encontrarse en fase de crecimiento, siendo precisamente para este fin, crecer, que requieren de un préstamo.

Empresas consolidadas

Son empresas con más antigüedad, experiencia y muy probablemente con ingresos fijos. Estas características, las hacen empresas estables, lo que genera al banco mayor seguridad al aprobar el crédito.

Grandes empresas

Estamos frente a compañías de gran escala que suelen operar a nivel nacional, e incluso internacional que además facturan millones de euros. Evidentemente, estas empresas requieren préstamos millonarios.

¿Qué debes tener a mano para solicitar tu crédito bancario?

Si crees que tu empresa ejerce estas buenas prácticas, entonces te será sencillo recabar los documentos y reunir los requisitos que los bancos suelen solicitar para otorgar un préstamo empresarial.

A continuación, los enumeramos para que comiences a ensamblar tu expediente de solicitud.

Garantías

Por lo general, los bancos solicitan garantías formales, de esta forma tienen un respaldo en caso de impago del crédito. En tal sentido, quedará de tu parte evaluar qué pueden presentar como garantía; por ejemplo, presentar algunas propiedades pertenecientes a la empresa, ofrecer un listado de clientes o demostrar la capacidad de producción.

Plan de negocios

Recordemos que los bancos quieren ver la capacidad de pago de tu empresa. Por tanto, les es de particular interés que le presentes un plan de negocios lo más detallado posible.

En dicho plan, será conveniente incluir un resumen de las operaciones, productos o servicios a los que se dedica la empresa. También será oportuno establecer las estrategias de marketing y aportar información sobre los recursos humanos del negocio.

Recuento de créditos anteriores

El historial crediticio y el comportamiento que la empresa ha tenido sobre este particular, son elementos que le dan información al banco sobre el riesgo de otorgarte el préstamo.

Es así que algunos solicitarán un listado donde se evidencien tus préstamos pasados y actuales, inversiones, historial de tarjetas de crédito, entre otros datos.  Lo importante aquí es demostrar una buena reputación, con lo cual aumentan las posibilidades de obtener el crédito.

Operaciones financieras

Otro aspecto que los bancos evalúan con especial énfasis, es el flujo de caja de la empresa y si éste le permite una nueva financiación. En este orden de ideas, las instituciones financieras suelen solicitar las declaraciones tributarias más recientes que la empresa haya realizado. De esta manera, puede contrastar datos y verificar entre otras cosas, si su contabilidad no es fraudulenta.