Todo lo que debes saber sobre compra de empresas en funcionamiento

Lejos de la creencia mayoritaria, al iniciar un negocio tenemos más opciones disponibles que simplemente crear una empresa. Una de las vías más recomendables, aunque poco utilizada, es la compra de empresas en funcionamiento. En razón de ello, hoy tenemos para ti, toda la información que necesitas para iniciar tu empresa, sin pasar por los difíciles inicios de una empresa nueva.

Continúa leyendo y verás las grandes ventajas de este método de inversión.

¿Qué es una empresa en funcionamiento?

Cuando nos topamos con este término, pues la lógica nos indica que una empresa en funcionamiento es aquella que se encuentra en plena operatividad o que ejecuta la actividad para la cual fue creada. Ciertamente, no estamos muy distantes de la realidad. Por esto mismo, suele ser algo confuso que se desee vender una empresa en marcha, despertando así la suspicacia de más de uno.

Contrario al planteamiento anterior, la tendencia o pensamiento empresarial actual ha evolucionado y no sólo se venden empresas en funcionamiento que no sean rentables o pasen por una crisis. Ahora existen empresarios que ponen en funcionamiento sus compañías y las venden cuando mejor les va.

Teniendo en cuenta lo anterior, al comprar una empresa en funcionamiento se adquieren sus activos, ganancias y obligaciones. Por lo general, la idea es que siga funcionando con normalidad después de la venta, pero lo más probable es que el o los nuevos dueños comiencen aplicar su forma de manejarla.

Ventajas de comprar una empresa en funcionamiento

Ahora bien, pasemos a conocer esas ventajas de hacernos de una empresa en funcionamiento, bien si somos emprendedores o deseemos iniciar actividades en un nuevo sector económico.

Lo primero que podemos decir al respecto es que al comprar una empresa en funcionamiento implicará que entrarás en el mercado con un campo ganado. Pues esta empresa ya contará con una estructura y probablemente tenga reconocimiento de su marca.

En este orden de ideas, al adquirirla tendrás su cartera de clientes, y una relación con proveedores. De igual manera, ya cumplirá con la mayoría de las exigencias legales para sus operaciones, quedando sólo la actualización de algunas pocas cosas después de la compraventa.

Asimismo, ya contarás con las instalaciones adecuadas de la empresa con su respectiva distribución. Y un elemento muy importante: contará ya con el talento humano necesario y calificado para las labores correspondientes. Esto también significa que, con la compra de una empresa en funcionamiento, compras el know how del negocio.

Por otro lado, dependiendo del historial crediticio de la empresa comprada, podrás contar con una mayor facilidad para financiarte, lo cual podrá ser usado en favor del crecimiento de la compañía.

¿Qué tener en cuenta al comprar una empresa en funcionamiento?

En este punto, debemos dejar muy claro que este tipo de transacciones naturalmente suponen un riesgo. Todas las ventajas anteriormente descritas, deben sopesarse al momento de evaluar a la empresa que se desea comprar. A continuación, te ofrecemos una breve orientación sobre los aspectos a los que debes prestar especial atención al momento de negociar la compra de la empresa.

Lo primero que debemos tener sumamente claro es determinar el sector o el ramo económico al que queremos incursionar. Esto tiene como consecuencia que podamos conocer el tipo de negocio que deseamos, cómo manejarlo y plantearnos objetivos realistas. De esta manera, podremos tener un entendimiento real de la empresa y así comprender sus debilidades y fortalezas. Igualmente, será conveniente conocer la historia de la compañía, su modelo de negocio y su actual posición competitiva en el mercado, así como, el potencial a futuro.

Un elemento que será de gran impacto en el poder de negociación de las partes involucradas en la compra de una empresa en funcionamiento, es saber las razones por las que el propietario la está vendiendo. En este sentido, deberá evaluarse si es por problemas internos de la empresa, inconvenientes en el sector, o porque los dueños están aprovechando el auge del negocio o si una situación personal los obliga a desprenderse de ella. Si las causas de la venta son problemas internos, se deberá hacer el estudio respectivo para enfrentarlos, de ser posible.

Transparencia en la negociación

Vale señalar que aventurarse a comprar una empresa en funcionamiento, implica que asumirán las ganancias y pérdidas de ese negocio una vez realizada la compra. Por tanto, es de vital importancia que el vendedor sea completamente transparente sobre la situación de la compañía. Para realizar una tarea investigativa sobre este punto, serán buenas señales que el vendedor tenga los documentos de la empresa al día, nos presente una carta de intenciones clara donde se establezcan algunos términos del posible acuerdo.

En este orden de ideas, cuando se esté negociando con varios socios es conveniente que todos los involucrados se encuentren informados de las acciones que se van desarrollando. También, sería ideal que se nos presentara un informe que recoja los resultados de auditar las actividades y cuentas de la empresa.

Acompañamiento profesional

Un aspecto básico en este tipo de operaciones, es contar con la mejor asesoría de un grupo de profesionales. Esta es la mejor manera de realizar objetivamente un análisis de la empresa y determinar su viabilidad. Se recomienda para este fin un equipo multidisciplinario para así abarcar los aspectos financieros, fiscales, jurídicos, laborales, entre otros.

Junto a este equipo de asesores, lo ideal es diseñar un plan que permita identificar los niveles de financiación para la compra y los ajustes a los que haya lugar para iniciar la nueva gestión. También es oportuno que dicho plan incluya un periodo de convivencia con el vendedor de la empresa, lo que transmitirá sosiego a los clientes y a todos los que se encuentren ligados a la empresa y sean parte de la estructura de la misma que permita su continuidad.

En conclusión, si bien no es la primera opción para quienes inician un negocio, es un método de incursión en el mercado que bien vale tener en consideración, al menos evaluarla. La compra de una empresa en funcionamiento podría significar el ahorro de mucho esfuerzo, tiempo y dinero, al tiempo que podría significar grandes recompensas.