Acta de Titularidad Real

Lograr tener tu propia empresa no es solamente una gran meta, sino que implica una gran responsabilidad. Por ello, es de vital importancia cumplir con la normativa legal, que le impone tanto a la sociedad como a los titulares de éstas ciertas obligaciones.

Una de ellas es contar con el acta de titularidad real, ¿la conoces? ¿Sabes cuál es su importancia? A continuación, te contamos todo al respecto.

titularidad real

¿De qué se trata el Acta de Titularidad Real?

Si estás interesado en tener tu propia empresa, o si ya la tienes, es probable que ya te hayas encontrado este término antes. El Acta de Titularidad Real, es un documento emanado de un Notario, mediante el cual se identifica a las personas físicas propietarias del 25 % de las acciones o participaciones de una sociedad mercantil o en su defecto se identifica a quienes ejercen el poder de control o administración de las mismas.

Ilustremos este concepto con un ejemplo: En la mayoría de los casos cuando una persona jurídica realiza un acto, como solicitud de un préstamo o el otorgamiento de una escritura, lo hace a través de un apoderado. De esta manera, no figura en ninguna parte del instrumento la identificación de los propietarios o verdaderos beneficiarios de dicha operación. Pues bien, esta situación se presta para facilitar operaciones fraudulentas, la intervención de testaferros y demás actos irregulares.

Con la intención de contrarrestar estos problemas, se ideó el Acta de Titularidad Real, en aplicación de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo, así como de su reglamento en el Real Decreto 304/2014, de 5 de mayo. Con ello, se podría conocerse a la o las personas físicas que realmente están detrás de la operación, llevada a cabo por la sociedad.

Para lograr dar cumplimiento a esta exigencia, los notarios tienen expresa prohibición de admitir para su formalización, escrituras o pólizas, sin la identificación de los titulares reales de la persona jurídica que representa.

¿Quiénes son titulares reales?

Ahora bien, determinar quiénes son las personas físicas detrás de una sociedad no siempre es tarea sencilla. Es por ello que, se han establecido diferentes parámetros para identificar a quienes realmente resultan beneficiados en las operaciones que lleva a cabo la empresa. En este sentido, señala la normativa que los titulares reales siempre serán personas físicas.

Dicho lo anterior, el primer criterio para reconocer a los titulares reales de una sociedad es por el derecho de voto o participaciones en el capital. Al respecto, encontramos que la normativa fija en 25% la participación para considerar que una persona ejerce el control en la gestión de la compañía. Es decir que, aquellos porcentajes inferiores a éste, no serán necesarios indicarlos en el Acta de Titularidad Real.

Titular real por control

Si la persona posee más del 50% del capital social o derechos de voto, ejerce el control directo de la sociedad. Lo mismo ocurre si la persona física resulta titular de otra(s) sociedad(es) que tengan acciones o participaciones en la primera empresa, sólo que en este escenario se trataría de un control indirecto. Igual consideración tendrán las personas físicas que, ya sea por un acuerdo o disposición estatutaria ejerzan control de la gestión de una persona jurídica.

Titular real por posesión

En estos casos, serán titulares reales las personas físicas que posean directa o  indirectamente, más del 25% del capital social o derechos de voto.

Titular real por administración

Se da cuando el control de la sociedad, se ejerce en su calidad de administrador. Es importante destacar que este supuesto sólo se materializa cuando no se apliquen ninguno de los dos anteriores. Caso en el cual será titular real el administrador único o el consejero delegado, pudiendo ostentar este carácter, todos los miembros del órgano de administración.

Procedimiento para obtener el Acta de Titularidad Real

Lo primero que se debe señalar sobre este punto es que se trata de una declaración o manifestación realizada por el representante de la empresa ante el Notario. La información que éste proporcione al Notario no es necesario acreditarla.

Teniendo claro lo anterior, desde la entrada en vigencia de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo en el año 2010, las sociedades creadas, han incorporado en sus escrituras de constitución el acta de titularidad real. Mientras que, aquellas creadas con anterioridad deben comparecer ante notario para obtenerlo.

Con la información suministrada, el Notario levanta el acta donde identifica al o los Titulares Reales de la persona jurídica o se indica que no existen socios con más del 25% del capital social.

Es de recordar que el acta tendrá validez hasta tanto no se den cambios en la composición del capital social indicado en el acta. En caso de que se dé alguna modificación, se deberá otorgar nueva acta.

¿Cuál es la utilidad del Acta de Titularidad Real?

Este documento se convierte en un imprescindible cuando se deben llevar a cabo diversas gestiones, entre las cuales destacan: negocios mercantiles, operaciones societarias o apoderamientos, solicitud de créditos bancarios, para formalizar documentos ante una notaría, corroboración por parte de Hacienda, entre muchos otros.

Por lo anterior, siempre se recomienda tenerlo como uno de los documentos esenciales de la empresa.

Excepciones a la solicitud del acta

Como toda regla existen casos en los que esta acta no será solicitada. La primera y más evidente es cuando se trate de sociedades de un único socio, pues se entiende que la titularidad real de la empresa es de esa persona. Tampoco será necesario acreditar la titularidad real, en las operaciones de menos de 1.000 euros.

Nuestras empresas preconstituidas y el acta de titularidad real

Con toda la información anterior, es importante que tengas en cuenta que, al momento de adquirir una de nuestras empresas, se deberá otorgar una nueva Acta de Titularidad Real, en la cual conste la nueva conformación societaria de la empresa.

Si aún tienes duda sobre cómo hacer este proceso, te asesoramos. Recuerda que este documento será esencial para todas tus futuras actuaciones.